10/03/2019

Una transformación en la industria del plástico

 

Si tirás un envase de yogurth vacío en un contenedor de reciclaje, y vivís en una ciudad donde esa calidad de plástico es reciclable, podría terminar como parte de un banco o maceta en el parque. El polipropileno, plástico con el símbolo N°5, es un excelente ejemplo de "ciclo descendente". En este momento, termina siendo un material de menor calidad al momento de reciclarlo, por lo que no puede ser utilizado para fabricar un nuevo envase para alimentos.

 

PureCycle Technologies , una compañía que actualmente se encuentra construyendo una planta de reciclaje comercial en el condado de Lawrence, Ohio, acaba de anunciar una nueva asociación con Nestlé. Utiliza un nuevo proceso que convierte el polipropileno viejo en un material virgen. El proceso de reciclaje estándar muele plástico de color para crear un material gris o negro opaco que tiene pocos usos, lo que significa que hay poca demanda de juguetes viejos, envases, alfombras u otros productos de polipropileno que puedan reciclarse. Actualmente, de los millones de toneladas de material producido cada año, menos del 1% se recicla.

 

La nueva tecnología de la compañía, desarrollada en P&G y luego autorizada para el inicio, derrite el plástico y luego utiliza un disolvente de gas y filtración para separar los tintes, los olores y otros contaminantes, lo que da como resultado un material transparente que parece un nuevo plástico. A diferencia de otras nuevas tecnologías de reciclaje, no utiliza reacciones químicas. 

 

El proceso también funciona con materiales que probablemente no se reciclarán ahora, desde el respaldo de la alfombra hasta la película. Materiales de colores claros, limpios, por ejemplo, perchas de plástico transparente, se encuentran en demanda. Pero PureCycle puede trabajar con una gama mucho más amplia de residuos.

 

Es una solución a un desafío de reciclaje que ha crecido a medida que China, durante mucho tiempo el vertedero de desechos plásticos del mundo, dejó de aceptar varios tipos de basura, incluidos los plásticos reciclados. California, dejó de aceptar el polipropileno el año pasado. En otras ciudades, como Filadelfia, los materiales reciclables como el plástico ahora se incineran. Al darle más valor al plástico de desecho, es más factible que el material se recicle, y también es más probable que el plástico se recicle más cerca de los consumidores que lo están arrojando, en lugar de enviarlo a través del océano.

 

 

La primera planta de reciclaje de PureCycle podrá reciclar 119 millones de libras de polipropileno, creando una demanda para que los recicladores cercanos comiencen a separar el material. 

 

 

Fuente: Fast Company