23/02/2019

Perdiendo el color...

La empresa matriz Mondelez International finalmente renunció a su marca registrada, lanzada en el año 2012, cuando prohibió que otras marcas utilizaran el mismo tono.

 

Mondelez intentó expandir la marca para cubrir el color, incluso si tan sólo este fuera visible en una pequeña parte de los envases. En el año 2013, Nestlé se opuso, desafió a la marca y ganó, apelando que esto sería perjudicial para la venta de una de sus líneas de sus productos, cuyos envases llevan un color similar.

 

En diciembre, la Corte de Apelaciones concluyó que Cadbury sólo tenía derecho a registrar la marca con relación a los productos para los que había pruebas del carácter distintivo adquirido.

 

Desde ese entonces, la Corte decidió no dar más apelaciones, lo que significa que podría encontrarse bajo la amenaza de marcas rivales que utilicen el color púrpura para sus productos.

 

Fuente: Confectionery News.