16/11/2018

Etiquetas inteligentes - cómo funcionan?

La tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID) genera datos que no se ven en la etiqueta física e incluye un microchip o una antena.

 

Estas etiquetas combinan una etiqueta sensible a la presión con una incrustación de RFID para crear aplicaciones de etiquetas que pueden almacenar y capturar información y transmitir datos de forma inalámbrica.

 

La incrustación de RFID se compone de un circuito o chip integrado, que contiene la memoria que almacena los datos de identificación, y una antena que transmite los datos a un lector. Estos dos componentes se encuentran integrados en un soporte flexible que luego se inserta en una etiqueta terminada.

 

Se utiliza un lector RFID para extraer los datos de la etiqueta, que luego se puede usar para la optimización del inventario, la conectividad de la cadena de suministro, para evitar la falsificación y aumentar el compromiso del consumidor.

 

Fuente: Packaging Strategies.