28/06/2020

EL ENVASE, EL MEJOR MEDIO PUBLICITARIO

En los envases es obvia la importancia que desempeña el diseño gráfico para comunicar un mensaje y ningún otro medio de comunicación se encuentra tan cerca de los consumidores, como el envase. La combinación de los elementos de diseño trasciende las barreras del lenguaje y segmenta el mercado para transmitir en forma inmediata una identidad.

 

Un envase no solo debe proteger, contener y conservar sino tener suficiente atractivo, para despertar emociones, y portar las instrucciones sobre el producto que sean fáciles y rápidas de leer. Debe ser agradable a la vista; debe producir satisfacción; debe hacer que el producto se desee una y otra vez. Un envase que cumpla con estos requisitos toma vida propia y le habla al consumidor.

 

Coca-Cola Bicentenario en Azcapotzalco, Ciudad de México por $3200 ...

 

 

El ojo es un intérprete de todos los sentidos. El consumidor prueba, huele, oye y siente el producto a través de sus ojos, si todos los mensajes ayudan a la percepción han sido cuidadosamente planeados. Muchos de estos son sutiles, pero generalmente el consumidor responde a todas las cualidades del producto que se le están transmitiendo. Una comunicación rápida y clara beneficia al usuario y al producto.

 

Un buen envase llega al corazón del producto descubre su razón de ser y comunica creativamente. Un buen envase tiene personalidad. El producto debe identificarse como una unidad que ofrece beneficios al consumidor. Todo esto hace necesario la definición de los conceptos básicos del diseño, para que a través de éstos, se obtenga una ambientación definida o una mejora en la funcionalidad del producto por medio del envase.

 

Los esfuerzos superficiales que aparentan la modernización de un producto mediante el tratamiento gráfico del envase pueden mejorar las ventas en forma temporal; no crean la suficiente fuerza para generar un crecimiento en las ventas. Igualmente, la utilización de las más modernas técnicas y materiales y un novedoso estilo en los textos con la intención exclusiva de incrementar las ventas puede incidir momentáneamente sobre el marketing. 

 

La venta a través de un envase es un arte de persuasión. Los productos que utilizan textos que “gritan” o que vienen en envases demasiado grandes, hacen evidente su exagerado esfuerzo por vender, lo que puede ahuyentar al consumidor. En materia de diseño, menos es más.

 

Generalmente, el consumidor responde afirmativamente a un diseño gráfico de aspecto muy contemporáneo, sofisticado y sencillo, para descubrir que bajo esta nueva cara el producto no ha cambiado en absoluto. No es conveniente rediseñar drásticamente un envase si el producto no presenta ninguna novedad que justifique un rediseño.

 

En este caso, conviene mucho más iniciar con mejoras en el producto, que beneficien verdaderamente al usuario, y luego comunicar estas ventajas mediante un mejor tratamiento gráfico del envase.

 

Fuente: Envapack.